Leyendas Antiguas – Nada por Sentado

Nada por Sentado2Hace mucho tiempo vivó un campesino chino de condición muy humilde pero bendecido con una gran sabiduría. El tiempo y el trabajo duro se habían encargado de forjar él un carácter recio pero honesto y un espíritu inquebrantable. El campesino esperaba que parte de su conocimiento fuese reflejado en su hijo. Pero el muchacho no estaba de acuerdo con el padre y pensaba que su filosofía y experiencia no podía disculpar esta gran desgracia, pues el joven se había roto una pierna y lleno de dolor gimoteaba en su cama. El padre lo consoló y mientras lo curaba, siempre envuelto en su experiencia y sabiduría le dijo: “Porque lo llamas desgracia hijo mío”. “Veamos que nos trae el tiempo”.

Unos días después de este accidente pasaron por la aldea unos enviados del rey buscando jóvenes, pues la guerra había comenzado en las fronteras. Y desde luego, pasaron por la casa del anciano, pero al ver a un viejo campesino y a un joven con la pierna rota y entablillada, no encontraron ningún interés ahí y siguieron su camino.

Al final, aquel joven entendió como veía su padre las situaciones de la vida y comprendió su pensamiento, “nunca hay que dar nada por sentado”, solo darle tiempo al tiempo para ver si realmente es buena o mala alguna situación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*